Artículos salut

LAXITUD CARPAL

Muchos cachorros de shar-pei presentan una “inclinación hacia fuera” en el empalme del carpo o muñeca de la pierna delantera o ambas piernas. También podemos ver que al sentarse doblan en exceso el carpo (lo que llamaríamos tobillo) Esto ocurre en cachorros generalmente de 6 u 8 semanas. Normalmente ocurre en cachorros que tienen un crecimiento rápido y pesado; es generalmente debido a la debilidad de los ligamentos en esta área causada por el exceso de peso y ocurre antes del desarrollo adecuado del hueso.

Muchos de estos cachorros tienen una dieta con elevadas proteínas o suplementos adicionales de vitaminas y minerales sobre todo un exceso de calcio.

El tratamiento implica:

-1- Una visita al veterinario para eliminar otros posibles problemas que afecten al carpo.

-2- Cambiar la dieta del cachorro y pasarle a una para cachorros de talla grande. La meta aquí es la de retrasar la tasa de crecimiento de los huesos y equilibrar el ritmo de crecimiento de los tendones y cartílagos.

-3- No dar ningún suplemento de vitaminas ni minerales.

-4- Que los cachorros en casa puedan ejercitarse en buenas superficies no resbaladizas. Intentar evitar los suelos de azulejo, madera dura, linóleo, etc. Buscar superficies que proporcionen una buena tracción, hierva, goma, moqueta etc. Para poder consolidar las piernas. No hacerles hacer más ejercicio de el que el decida.

-5- Raramente se les vendan las piernas al cachorro para proporcionar  la ayuda adicional mientras se están poniendo en ejecución los cambios antes mencionados.

Al vendarlos debilitamos la musculatura que también ejerce su función de sostener los huesos

Las piernas delanteras se enderezarán generalmente entre 7 y 14 días. Los cachorros que no responden o en cachorros con más edad, deben hacerseles radiografias para poder evaluar posibles problemas ortopédicos como por ejemplo el cierre prematuro de la linea de crecimiento, quistes de hueso u otros problemas.

 

Prolapso tercer parpado
Llamado también ojo de cereza

El tercer párpado es una estructura móvil y semirrígida localizada inferonasalmente al globo. Está cubierto en sus superficies bulbar y palpebral por la conjuntiva. Su rigidez se debe a una estructura de cartílago hialino en forma de T que le sirve de esqueleto. En la base de este cartílago hay una glándula lagrimal seromucosa que produce casi un tercio de la película lagrimal precorneal; ambas se anclan a la esclerótica y periórbita por tejido conectivo.
Es frecuente el debilitamiento o la falta de las uniones conectivas del tercer párpado que lo anclan a su localización normal, con lo cual se produce el prolapso de la glándula, sobre todo en las razas cocker spaniel americano y bulldog inglés. En tales casos, está contraindicada la extirpación de la glándula, ya que predispone al desarrollo de queratoconjuntivitis seca; la glándula debe recolocarse y suturarse en su posición correcta. Si esto último no es posible o ya es patente la queratoconjuntivitis seca pero puede evitarse la enucleación, se puede recurrir a otra cirugía que nos solucionaría la inminente sequedad del globo ocular: la transposición del conducto parotídeo.
UCO

ADENOPEXIA TECNICA DE BOLSILLO

Una de las resoluciones quirúrgicas más frecuentes consiste en la fabricación de un bolsillo en el tercer párpado, introducción de la glándula en él y el posterior cierre del mismo para evitar que vuelva a ascender. En las imágenes inferiores se observa este procedimiento quirúrgico.
 

Los problemas que afectan al tercer párpado son bastante frecuentes en los animales de compañía, principalmente en los perros.
En el diagnóstico diferencial se deben considerar:
Causas congénitas: (que no genéticas)
Prolapso de la glándula lagrimal del tercer párpado.
Luxación del cartílago del tercer párpado.

Causas adquiridas:
Neoplasias, o golpes
Hipertrofia inmune del tercer párpado.

No hay dolor, ni irritación ocular.
Dr. Robinson Silva

Piometra ¿Qué es? ¿Se puede prevenir?

La piometra es una enfermedad exclusiva de las hembras de distintas especies siendo muy frecuente en las perras. Se trata de una infección uterina en la que se acumulan en el útero secreciones, bacterias y pus. Es una patología muy frecuente en hembras geriátricas y de mediana edad que no han sido esterilizadas o han sido sometidas a tratamientos anticonceptivos.

Las piometras deben diagnosticarse y tratarse con rapidez, pues de lo contrario, podrían ocasionar la muerte del animal.

Existen dos tipos de piometra:

Abierta: en este tipo de piometras, el flujo y pus pueden ir expulsándose al exterior por medio del cuello del útero. Son menos graves y más fáciles de curar.
Cerrada: en este tipo, el cuello del útero está cerrado, y no permite que el útero drene al exterior la infección. Si no se diagnostica a tiempo y se sigue acumulando de pus y sustancias nocivas llega un momento en el que puede romperse en la cavidad abdominal y producir una peritonitis.
¿Por qué se producen las piometras?

Las causas de la piometra no se saben a ciencia cierta. La piometra es una infección bacteriana secundaria del útero. Esta infección, puede estar causada, por ejemplo, por una alteración metabólica de la progesterona. Estas alteraciones pueden hacer que se formen quistes ováricos y que aumente el flujo, propiciando un ambiente favorable para la colonización de bacterianas.

¿Qué síntomas presentan los animales con piometra?

Los síntomas de las piometras suelen ser inespecíficos. Los animales pueden comenzar mostrando inapetencia y falta de apetito. En algunas ocasiones se puede presentar un cuadro febril.

Existen otros síntomas que se pueden presentar tales como:

Lamido de la zona vaginal.
Color anormal de la vulva.
Secreción de Pus rojizo o amarillento y maloliente por la vulva (en el caso de las piometras abiertas).
Poliuria-Polidipsia (Beben más agua y orinan más).
Si la piometra no se diagnostica y avanza, los síntomas pueden evolucionar y presentarse:
Fiebre alta.
Letargia.
Abultamiento del abdomen.
Vómitos y diarreas.

¿Como puedo tratar la piometra?

Si detectamos alguno de estos síntomas, debemos llevar a nuestra mascota con urgencia al veterinario.

Normalmente el diagnóstico se basa en un examen clínico y ecografía o radiografía. En ocasiones se necesita una analítica de sangre para ver el estado general del paciente.

El tratamiento puede hacerse de dos maneras:

Tratamiento medicamentoso: a base de prostaglandinas y antibióticos. No es la opción más recomendable y solo se administra en casos de piometras abiertas que no estén muy avanzadas.
Tratamiento quirúrgico: suele ser el tratamiento de elección tanto en piometras abiertas como cerradas. Consiste en la extirpación del útero, previniendo a demás futuras piometras.
Si esta enfermedad no se trata a tiempo puede desencadenar en la muerte del animal.

¿Se puede prevenir?

La respuesta a esta pregunta es, sí. El método de prevención por excelencia es la esterilización, efectiva al 100%.

Esterilizando a nuestra mascota podremos evitar que sufra esta patología. La esterilización es una cirugía en que se extirpa ovarios y útero (ovariohisterectomía). Realizando esta cirugía, al no haber útero, no se puede producir este problema. Si además, hacemos una esterilización temprana, en hembras jóvenes disminuye también la probabilidad de sufrir tumores de mama.